HISTORIA 1987-88

00/00/0000

La segunda temporada de historia del Valencia Basket, ya con la denominación de Pamesa Valencia, se produce con una gran noticia inicial: El equipo abandona Mislata para jugar en el Pabellón Municipal de la Fuente de San Luís, lugar que ha contemplado todos los años de historia del club desde entonces hasta la actualidad. Se trata de una Fonteta muy diferente a la de la actualidad, sin todos los acondicionamientos y aún sin anillo inferior.

A los banquillos, para liderar el nuevo proyecto, llegaba un hombre de reconocido prestigio como Antoni Serra. El entrenador de Mataró, con experiencia en la máxima categoría en Manresa, Badalona, y sobre todo, en el Fútbol Club Barcelona, con el que había conquistado la liga española y se había convertido en uno de los equipos más fuertes del viejo continente. Serra simbolizará una primera apuesta muy fuerte por llegar a cotas más altas.

La estructura de la plantilla cambia de forma absoluta de un año para otro, y del año anterior sólo repiten Paco Guillén y Paco Pallardó. Las incorporaciones dan un salto adelante al grupo, con jugadores que serían tan importantes en los siguientes años como Sergio Coterón, fundamental en el ascenso, Jerry Herranz Roberto Íñiguez, procedente del equipo junior del Baskonia. Junto a ellos, llega al equipo Paco Solsona, fundamental en el exterior, además de Manu Rodríguez, que llega procedente de Tizona con la vitola de ser uno de los mejores de la Primera B.

La pareja inicial de norteamericanos para este equipo era la formada por Clyde Mayes y Larry Spicer. Mayes era un jugador procedente del TDK Manresa, con el que se había consolidad como uno de los mejores reboteadores de la ACB, y que llegaba a Valencia con la fama de ser un jugador serio y duro, todo un bombazo para un equipo de la Primera B. Spicer, alero, procedía de Oximesa Granada, aunque su adaptación al equipo no fue la mejor, y pronto se decidió su relevo a cambio de un jugador más interior.

El inicio no convenció demasiado a Serra, que pronto decidió dos cambios que iban a cambiar la dinámica, prescindir de Manu Rodríguez y Larry Spicer. La baja de Rodríguez daría de nuevo un hueco en el equipo a Paco Guillén, que se asentaría en el puesto de base junto a Roberto Íñiguez. En lugar de Spicer, llega al equipoOrlando Phillips, un ala-pívot de corta estatura pero con una gran presencia física y buen tiro a media distancia. La pareja Mayes-Phillip dotó al juego interior de una consistencia imprescindible.

Fue la primera temporada en la que empieza a notarse el “pique” con la vecina localidad de Llíria. El partido de la Fonteta es seguido con una mayor intensidad en la grada, con bastante público desplazado. El partido disputado en cancha ajena ya respira la tensión de estos choques, enfrentándose a un equipo formado por jugadores como Dan Palombizio o Quique Andreu.

Conforme avanzó la temporada, el público de la Fonteta vio cada vez más cerca el ascenso. Una victoria en casa ante otro de los favoritos como CajaMadrid, donde jugaban entre otros, Juan Antonio Orenga o Quique Villalobos, convenció a la plantilla de lo factible del objetivo, que cada vez estaba más cerca. La victoria contundente, unida a una magnífica actuación de Coterón, enfilaban el camino, para el que sólo quedaba un escollo, superar una eliminatoria ante el Metro Santa Coloma con el factor cancha en contra.

La ACB ampliaba su número de equipos de 16 a 24, pero acceder a una de las plazas no iba a ser empresa fácil, pues los catalanes contaban con un pabellón donde se mostraban muy fuertes y porque contaban con un jugador que se iba a convertir poco después en una de las sensaciones de la ACB, Dan “Bingo” Bingenheimer, gran taponador y reboteador, además de uno de los clásicos del baloncesto español como Andreu Casadevall en los banquillos.

Pero se obra la gesta
. El primer partido se vence en Santa Coloma merced a tres minutos finales de infarto en los que Pamesa Valencia le da la vuelta a un choque en el que fue perdiendo durante la mayoría de los minutos. La Penya Arròs Caldòs inmortalizó el momento de la victoria junto al equipo. 

En el segundo partido, ya en la Fonteta, tanto el público como los jugadores son conscientes de que no se debe escapar el choque. Las gradas se encuentran abarrotadas y se tratan de añadir nuevas ubicaciones para un aforo mayor, usando gradas de mecanotubo. El partido se domina por poca diferencia pero se vence ante el delirio local, se produce la invasión a la pista debido a la alegría desbordante. El 4 de mayo de 1988, Pamesa Valencia lograba el ascenso a la Liga ACB en su segundo año de vida.

TAGS: