Historia 2002-03

00/00/0000

Es considerada como la mejor temporada en toda la historia del Valencia Basket. El verano avisó de las intenciones de crecer, y se inicia el proyecto más ambicioso conocido por el club hasta ese momento. Al frente de la nave se coloca a Paco Olmos, entrenador valenciano que fuera segundo entrenador años atrás y que era el elegido para dirigir a la plantilla más ambiciosa de la historia.

El primer fichaje de auténtico relumbrón del verano es Fabricio Oberto. El pívot, pretendido por todos los grandes equipos españoles como por ejemplo el Real Madrid, acepta la propuesta valenciana. Justo a continuación llega Dejan Tomasevic, jugador vital junto a Oberto en el título ACB del TAU el año anterior. Oberto y Tomasevic, que sólo días antes de incorporarse disputarán la Final del Mundial de Indianápolis, formarán una sociedad de juego que hará pasar a la Fonteta grandes días de baloncesto. Como fiel escudero desde el banquillo, se mantiene en su quinta y última temporada el norteamericano Bernard Hopkins, y como cuarta rotación interior se contrata a Asier García, pívot tirador que llega de realizar una gran temporada en la Liga LEB.

La remodelación continúa en el exterior. Nacho Rodilla ejerce de base, puesto para el que se contrata a Alejandro Montecchia, base argentino, también subcampeón del mundo y con falicidad para el lanzamiento exterior. Ambos se turnarán en las labores de base titular hasta final de temporada.

En la línea exterior, Víctor Luengo continúa como un jugador importante en el puesto de escolta, posición en la que Alessandro Abbio ya está totalmente integrado. Además, se contrata al especialista en triples Pedro Robles, que busca aprovechar sus oportunidades. Para el puesto de alero, a la presencia de José Antonio Paraiso se suma la de Federico Kammerichs, que tras su cesión a Ourense se consolida como uno de los aleros con mayor proyección de la liga.

La temporada comienza de forma muy positiva, y en liga se compite nada más y nada menos que con el FC Barcelona de Dejan Bodiroga, Saras Jasikevicius o Juan Carlos Navarro por la primera posición de la Liga Regular.

La primera gran desgracia llega en la Copa del Rey que se disputaría en Valencia. Allí, en el partido de Cuartos de Final ante Gran Canaria Grupo Dunas, Alessandro Abbio cae fulminado en el parquet, en una gravísima lesión de rodilla que le apartará de las pistas hasta final de temporada. Por si fuera poco, el equipo cae ante el TAU se semifinales, no pudiendo llegar a la final deseada en casa.

Las penas se redimieron con una gran trayectoria en Liga Regular, y con victorias de mérito en pistas tan complicadas como la del Real Madrid,  Unicaja, Vitoria y FC Barcelona. Pero sin duda, la maor alegría, la daría en ese momento la competición europea. La recién creada ULEB Cup veía como Pamesa Valencia avanzaba rondas, venciendo en octavos al RheinEnergie alemán, en cuartos de final al Zadar croata en un partido de vuelta durísimo, y en semifinales a Estudiantes con un partido de vuelta en Madrid realmente igualado. De camino a esa final, la lesión por 2 meses de Hopkins permitió la entrada al equipo de Brian Cardinal, ala-pívot lanzador y que tras su paso por Valencia, tuvo un papel destacado en los Golden State Warrriors.

Cardinal llegó a tiempo de sumar para la gran final europea, disputada a doble partido y en la que el rival fue el Krka Novo Mesto entrenado por Neven Spahija y liderado por Jamie Arnold y Aleksandar Capin. La victoria contundente en Esolvenia en el primer partido, por 78-90 con una gran labor de equipo en la que destacó Nacho Rodilla, hizo posible acercar el sueño. En el partido de vuelta en la Fonteta, la labor de un inconmensurable Tomasevic ayudó a lograr el primer título europeo de la historia y algo incluso más importante, a sellar el billete para la próxima Euroliga.

Aún quedaban alegrías esta temporada. El nivel mostrado en la recta final de laLiga Regular, donde el ucraniano Gregory Khyzhnyak sustituyó a Tomasevic durante dos partidos por lesión. Hacia la recta final, una nueva incorporación, la del escolta griego Panayotis Liadelis, que ayudaría a no echar tanto en falta a Abbio. Ya con Tomasevic recuperado y con liadelis integrado, Pamesa Valencia afrontó los Play-Offs con mentalidad ganadora. Venció 3-0 al DKV Joventut en los cuartos de final, pasando a semifinales por primera vez en la historia, y allí se deshizo en el quinto partido de Unicaja.

Había costado muhco sufrimiento, pero Pamesa Valencia ya era finalista de la ACB. Delante, el reciente Campeón de la Euroliga. Pamesa Valencia viajó al Palau Blaugrana sin complejos, y en los dos primeros partidos tuvo serias opciones de llevarse el triunfo, especialmente en el primero. Con 2-0 en contra, el calor de la Fonteta quiso hacer posible el milagro, pero un gran Jasikevicius acabó con el sueño.

TAGS: